Efectos de Calcio y Vitamina D en Osteoporosis: Estudio

Un reciente análisis científico examinó las repercusiones de consumir calcio y vitamina D durante dos décadas, evaluando los beneficios y riesgos de esta práctica para contrarrestar la osteoporosis.

A partir de los 30 años, el esqueleto humano, que se renueva cada diez años, empieza a disminuir su ritmo de regeneración ósea, lo que puede llevar a una osteoporosis severa. Esta condición se define por la fragilidad de la estructura ósea y la reducción de la resistencia de los huesos.

Los especialistas afirman que mantener niveles adecuados de calcio y vitamina D es fundamental para la fortaleza y durabilidad ósea.

El calcio, principal mineral del cuerpo, es vital para el funcionamiento de músculos, corazón y nervios, mientras que la vitamina D facilita la absorción de calcio y juega un rol importante en el sistema inmunitario y la función muscular.

La correcta ingesta de estos nutrientes previene la fragilidad de los huesos y, por ende, disminuye la posibilidad de fracturas.

La alimentación balanceada y la exposición solar son fuentes primordiales de estos elementos, pero no todos logran alcanzar las cuotas diarias recomendadas, necesitando, en ocasiones, la intervención médica para su suplementación, considerando siempre los beneficios y riesgos potenciales para cada individuo.

Los hallazgos de una investigación publicada recientemente en la revista Annals of Internal Medicine indican que el uso prolongado de suplementos de calcio y vitamina D en mujeres después de la menopausia está relacionado con una reducción en el riesgo de muerte por ciertas enfermedades, aunque incrementa la posibilidad de fallecer por otras condiciones.

Realizado por investigadores de la Universidad de Arizona, incluida Cynthia A. Thomson, el estudio se basó en el seguimiento de un ensayo clínico con mujeres postmenopáusicas.

Los resultados demostraron que el consumo diario de estos suplementos por más de veinte años está asociado con una disminución en la mortalidad por cáncer y un aumento en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Comparadas con las mujeres que tomaron un placebo, aquellas que consumieron suplementos de calcio y vitamina D tuvieron un 7% menos de riesgo de morir por cáncer y un 6% más de riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares durante el período del estudio.

El análisis no mostró cambios significativos en otros aspectos de la salud, como la mortalidad general.

Por lo tanto, estos descubrimientos no confirman ni refutan definitivamente una relación causal entre la ingesta de calcio y vitamina D y los riesgos de mortalidad por cáncer o enfermedades cardiovasculares.

Este análisis refuerza la idea de que la administración indiscriminada de suplementos de calcio y vitamina D en la población general sana, particularmente en aquellos sin osteoporosis, podría no ser beneficiosa.

Aunque es común recomendar estos suplementos a mujeres postmenopáusicas debido al incremento en el riesgo de osteoporosis y fracturas, no hay consenso universal entre los expertos. Muchos abogan por una prescripción más individualizada.

Entendiendo la Osteoporosis y sus Orígenes

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que debilita los huesos y los hace propensos a fracturas, a menudo sin síntomas previos visibles.

Impacto de la Osteoporosis en la Salud

Cuando alguien sufre de osteoporosis, sus huesos se vuelven más quebradizos, y un simple golpe o caída puede resultar en una fractura. Aunque puede afectar cualquier hueso, las fracturas suelen ocurrir en caderas, vértebras y muñecas, con casos también comunes en pelvis y brazos superiores.

La doctora Adriana Díaz, del Hospital de Clínicas de la UBA, enfatiza que esta afección puede comprometer gravemente la calidad de vida, causando dolor, discapacidad y una disminución de la independencia, siendo en algunos casos letal.

Se calcula que a nivel global, el 30% de las mujeres y el 20% de los hombres mayores de 50 años experimentarán una fractura debido a esta condición. La incidencia de osteoporosis es particularmente alta en mujeres que atraviesan la menopausia o que han tenido cirugías ginecológicas, y el alcoholismo se asocia a una menor producción de vitamina D, exacerbando el riesgo.

Contrario a la creencia de que sólo afecta a mujeres postmenopáusicas, se ha reconocido que los hombres también son susceptibles a la osteoporosis.

Datos indican que uno de cada cinco hombres sufrirá una fractura relacionada con esta enfermedad después de los 50 años, y se reporta que un tercio de las fracturas de cadera y cerca del 40% de las vertebrales ocurren en hombres a nivel mundial.

En el Hospital de Clínicas, aproximadamente un cuarto de las fracturas de cadera por osteoporosis en los últimos dos años correspondieron a hombres.

Díaz advierte que el riesgo de fractura osteoporótica en hombres es significativamente mayor al riesgo de desarrollar cáncer de próstata, resaltando la importancia de un diagnóstico y tratamiento adecuados, ya que una fractura previa aumenta considerablemente el riesgo de futuras fracturas.

Manejo y Prevención de la Osteoporosis

Estrategias para Prevenir y Manejar la Osteoporosis

Para combatir la osteoporosis, es clave adoptar medidas preventivas que incluyen una dieta rica en calcio y proteínas, adecuados niveles de vitamina D obtenidos mediante exposición solar por 15 minutos diarios, evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, y practicar ejercicios que fomenten la fuerza muscular y el equilibrio.

Factores como el tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, hipogonadismo, uso prolongado de corticoides y tratamientos contra el cáncer de próstata pueden debilitar los huesos.

Por ello, la prevención y el tratamiento de la osteoporosis se centran en la posible corrección de estos factores de riesgo, en una dieta rica en calcio y proteínas, en la corrección de la deficiencia de vitamina D, y en el fortalecimiento de los músculos y huesos mediante ejercicios regulares.

Fuentes de Calcio para Combatir la Osteoporosis

Una dieta saludable es la principal fuente de calcio y vitamina D, aunque la vitamina D también requiere de exposición solar. Se recomienda un consumo diario de 1.000 mg de calcio para adultos de 19 a 50 años, y 1.200 mg para mujeres mayores de 51 años y hombres mayores de 71 años.

Los productos lácteos son ricos en calcio, y otros alimentos como vegetales de hoja verde, pescados con huesos comestibles, y ciertos frutos secos y cereales, también son buenas fuentes de este mineral.

Identificación de Síntomas de la Osteoporosis

En sus etapas iniciales, la osteoporosis puede no mostrar síntomas, pero puede manifestarse como:

  • Dolor de espalda debido a fracturas vertebrales;
  • Reducción de la estatura a lo largo del tiempo;
  • Postura encorvada;
  • Fracturas óseas con mayor facilidad.

Es recomendable consultar a un médico tras una menopausia temprana, uso prolongado de corticoesteroides, o si se tiene un historial familiar de fracturas óseas, especialmente de cadera.

Factores de Riesgo Asociados con la Osteoporosis

Existen factores de riesgo para la osteoporosis que no se pueden modificar, incluyendo:

  • Sexo femenino, con una mayor predisposición comparada con los hombres.
  • La edad avanzada incrementa el riesgo.
  • Personas de raza blanca o asiática tienen mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Historial familiar de osteoporosis, particularmente si un progenitor sufrió una fractura de cadera.
  • Individuos con cuerpos de menor tamaño pueden tener más riesgo debido a menor masa ósea para empezar.

Influencia de las Hormonas Sexuales en la Salud Ósea

La osteoporosis se vincula frecuentemente con niveles anormales de ciertas hormonas en el cuerpo. Por ejemplo, hormonas sexuales con niveles bajos pueden provocar una debilidad ósea significativa.

En las mujeres, la reducción de estrógeno tras la menopausia es un factor crítico en la aparición de la osteoporosis.

En los hombres, tratamientos oncológicos que disminuyen la testosterona, así como aquellos que reducen el estrógeno en mujeres con cáncer de mama, pueden intensificar la pérdida de masa ósea.

Disfunciones tiroideas también afectan la densidad ósea; un exceso de actividad tiroidea o un consumo exagerado de hormona tiroidea sintética puede inducir a osteoporosis. Además, la actividad excesiva de las glándulas paratiroides y suprarrenales ha sido asociada con esta condición.

Factores Dietéticos y Estilo de Vida Asociados a la Osteoporosis

La incidencia de osteoporosis es mayor en personas que experimentan:

  • Deficiencia de Calcio: La insuficiencia de calcio a lo largo de la vida es un factor significativo en el desarrollo de la osteoporosis. Un bajo consumo de este mineral puede llevar a una reducción en la densidad ósea, pérdida ósea temprana y un incremento en el riesgo de fracturas.
  • Desórdenes Alimenticios: Restricciones alimenticias severas y el bajo peso corporal afectan negativamente la fortaleza ósea en ambos sexos.
  • Sedentarismo: Quienes llevan un estilo de vida sedentario poseen un riesgo mayor de desarrollar osteoporosis en comparación con las personas activas. Ejercicios de impacto y actividades que fomenten el equilibrio y la postura adecuada son beneficiosos para la salud ósea, siendo la caminata, la carrera, el salto, el baile y el levantamiento de pesas especialmente favorables.
  • Consumo Excesivo de Alcohol: Ingerir más de dos bebidas alcohólicas diariamente incrementa el riesgo de sufrir osteoporosis.
  • Tabaquismo: Aunque el rol exacto del tabaco en la osteoporosis no está completamente entendido, está comprobado que fumar contribuye a la debilitación de los huesos.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *